Viktor Orbán, conocido por su postura euroescéptica, ha asumido la presidencia del Consejo Europeo hasta finales de 2024. Este acontecimiento ha generado diversas expectativas y preocupaciones dentro de la Unión Europea, dado el historial político del primer ministro húngaro.

Orbán, quien ha sido una figura controvertida en la política europea, se ha caracterizado por su defensa de los valores cristianos y su crítica constante a la Unión Europea, a la que acusa de ser anti-nacionalista y anti-cristiana. Su liderazgo en Hungría ha estado marcado por reformas constitucionales y legislativas que han debilitado la independencia judicial y la libertad de prensa, lo que ha llevado a acusaciones de retroceso democrático.

La llegada de Orbán a la presidencia del Consejo Europeo plantea interrogantes sobre el futuro de la UE, especialmente en términos de cohesión y unidad. Su administración ha mantenido estrechos lazos con países como China y Turquía, lo que podría influir en la política exterior de la Unión. Además, su enfoque en la preservación de la identidad nacional y la oposición a la inmigración masiva son temas que podrían generar fricciones con otros líderes europeos.

En este contexto, la presidencia de Orbán podría representar un desafío significativo para la UE, obligando a los Estados miembros a navegar entre la cooperación y la confrontación. La capacidad de la Unión para mantenerse unida frente a estas tensiones internas será crucial en los próximos meses.