En un nuevo episodio de tensiones en la península coreana, el Ejército surcoreano ha informado sobre la detección de 350 globos cargados con desechos provenientes de Corea del Norte durante la noche del lunes. Este incidente se suma a una serie de acciones similares que han incrementado la fricción entre ambos países.

Los globos, que contenían basura como colillas de cigarrillos, plásticos y otros residuos, fueron avistados en la provincia de Gyeonggi y en la capital, Seúl. Las autoridades surcoreanas han instado a la población a no tocar los globos y a reportar cualquier avistamiento a las autoridades competentes para evitar posibles riesgos.

Desde mayo, Corea del Norte ha lanzado más de 1,000 globos hacia el sur en respuesta a las actividades de activistas surcoreanos que envían folletos críticos del régimen de Kim Jong Un. Este intercambio de provocaciones ha exacerbado las tensiones en la región, con ambos lados aumentando sus medidas de seguridad y vigilancia.

El gobierno surcoreano ha calificado estas acciones como «provocaciones irracionales» y ha advertido que tomará medidas severas si continúan. Además, se ha reportado que algunos de estos globos contienen parásitos y genes humanos, lo que sugiere el uso de heces humanas como fertilizante, según análisis recientes del Ministerio de Unificación de Seúl.

La situación se complica aún más con la reciente firma de un acuerdo de defensa entre Corea del Norte y Rusia, lo que ha generado preocupación entre los aliados de Corea del Sur, incluyendo a Estados Unidos y Japón. Estos países han expresado su inquietud por la creciente cooperación militar entre Pyongyang y Moscú, considerándola una amenaza para la estabilidad regional.

En respuesta, Estados Unidos y Corea del Sur han intensificado sus ejercicios militares conjuntos y han firmado un nuevo acuerdo de intercambio de inteligencia. Las autoridades surcoreanas continúan monitoreando de cerca la situación y preparándose para posibles escaladas en las provocaciones norcoreanas.