En el complejo escenario geopolítico actual, la relación entre Vietnam y Rusia ha captado la atención de analistas internacionales. A pesar de las tensiones globales y la guerra en Ucrania, Vietnam ha mantenido una postura de cooperación con Rusia, lo que plantea interrogantes sobre sus motivaciones y objetivos estratégicos.

Vietnam, históricamente aliado de la Unión Soviética, ha continuado fortaleciendo sus lazos con Rusia en diversas áreas, incluyendo la defensa y la energía. Este vínculo se ha visto reflejado en recientes acuerdos de cooperación militar y en la compra de armamento ruso, lo que subraya la importancia de esta relación para la seguridad nacional de Vietnam.

La posición de Vietnam puede interpretarse como un intento de equilibrar sus relaciones internacionales, manteniendo una política exterior independiente que le permita beneficiarse de sus alianzas sin comprometer su soberanía. En este contexto, la cooperación con Rusia no solo proporciona a Vietnam acceso a tecnología militar avanzada, sino que también le ofrece una plataforma para diversificar sus fuentes de energía, crucial para su desarrollo económico.

Además, la relación con Rusia permite a Vietnam contrarrestar la influencia de China en la región, un factor clave en su estrategia de seguridad. La colaboración con Moscú, por tanto, no solo se basa en la historia compartida, sino también en intereses pragmáticos que buscan fortalecer la posición de Vietnam en el escenario internacional.

En resumen, la relación entre Vietnam y Rusia es un ejemplo de cómo los países medianos pueden navegar en un mundo multipolar, utilizando alianzas estratégicas para avanzar en sus propios intereses y mantener un equilibrio en sus relaciones exteriores.